¿Cómo pudo el rey Joram de Judá recibir una carta de Elías, siendo que Elías fue llevado al cielo antes de la muerte de Josafat, que fue el padre de Joram? 

Dr.Ángel Manuel Rodríguez



Esta pregunta no tiene que ver con la historia sino con la confiabilidad de la Biblia y forma lo que algunos denominan una aparente contradicción entre 2 Reyes 1-3 y 2 Crónicas 21:12-15. La posibilidad de hallar discrepancias y aun tensiones en la Biblia es muy cierta, pero es necesario analizar con cuidado cada asunto, antes de llegar a una conclusión. Describiré esta situación específica y sugeriré algunas posibles soluciones.
       1. La naturaleza del problema: Al leer 2 Reyes 1-3, uno podría tener la impresión de que la ascensión de Elías se produjo antes de la muerte de Josafat, rey de Judá (848 a.C.). El último rey de Israel mencionado antes de que Dios se llevara al profeta fue Joram, fechado en el segundo año de Joram de Judá (852 a.C.), hijo de Josafat (2 Rey. 1:17). Este rey fue designado corregente antes de la muerte de su padre (cf. 2 Rey. 3:1). (Si los nombres le resultan confusos debe recordar que en hebreo, ambos nombres se escriben también exactamente igual).
En 2 Reyes 2:11-18 se relata la ascensión de Elías al cielo. Aparentemente, la primera responsabilidad profética de Eliseo era la de revelar la voluntad de Dios a Josafat y Joram antes de que fueran a la guerra contra Moab (2 Rey. 3:11-19). Pero no hay certeza de esto. En 2 Reyes 8:16 se registra el reinado de Joram luego de la muerte de su padre Josafat en el año 848 a.C. La duda es, cómo Elías, que supuestamente fue llevado al cielo antes de la muerte de Josafat, pudo haber escrito una carta al rey Joram, hijo de Josafat, según se registra en 2 Crónicas 21:12-15.
       2. ¿Fue llevado Elías al cielo? A fin de eliminar diversas alternativas, es necesario aclarar este asunto. Si simplemente fue trasladado a otro lugar de la tierra, no habría problema alguno, pero el texto bíblico es claro: Elías fue llevado al cielo. El verbo “llevar” se utiliza solo dos veces en la Biblia para referirse a la remoción de una persona de la tierra para trasladarla al cielo. La primera es la experiencia de Enoc, a quien “lo llevó Dios” (Gén. 5:24; cf. Heb. 11:5). La otra es la experiencia de Elías. La descripción de ese evento difícilmente podría dejar dudas; el texto está relatando la singular intervención divina en la historia humana al producir el traslado del profeta: “Un carro de fuego, con caballos de fuego, los apartó a los dos, y Elías subió al cielo en un torbellino” (2 Rey. 2:11). Para enfatizar la partida permanente del profeta hacia el cielo, se describe la insistencia de algunos de los hijos de los profetas, que querían salir a buscarlo: “Quizá lo ha levantado el espíritu de Jehová y lo ha arrojado en algún monte o en algún valle” (versículo 16). Como sabía la verdad, Eliseo trató de desalentarlos, pero finalmente les dejó ir a buscar a Elías, aunque no lo encontraron.
       3. La cronología de los eventos: Como Elías realmente fue llevado al cielo, el problema puede ser resuelto de diversas maneras. La más improbable es que Elías escribió la carta desde el cielo y que de alguna forma le llegó al rey. Otra posibilidad es que haya escrito la carta antes de ser llevado por Dios y más tarde alguien se la dio al rey. Esto es posible, si bien el texto bíblico no da indicios de algo semejante.
Antes de dar la respuesta más probable, permítanme señalar el hecho de que el traslado de Elías no está fechado. Los que afirman que se produjo antes de la muerte de Josafat están simplemente llenando los vacíos de información basados en la ubicación del relato dentro de la narrativa. En segundo lugar, los estudiantes de la Biblia saben (y si no, tendrían que saberlo) que las narrativas bíblicas no siempre son cronológicas. En consecuencia, necesitamos tomar en consideración todos los datos bíblicos antes de fechar un evento particular. En tercer lugar, si de acuerdo con el texto bíblico, Elías fue llevado al cielo en forma permanente, la carta que escribió al rey Joram antes de la muerte del padre del rey fue escrita antes de que Dios trasladara a Elías. Esto de ninguna manera distorsiona la información bíblica, sino que nos ayuda a armonizar lo que parece ser una seria discrepancia