El Imperio Asirio - Parte 5



IV. Administración

El gobierno se derivaba de la persona del rey, que era también el líder religioso y el comandante en jefe. Ejercía autoridad directa, aunque también delegaba la jurisdicción local a gobernadores provinciales (p. ej., Rabsaces, Rabsaris) y a gobernadores de distrito, que se encargaban de reunir y despachar los tributos e impuestos, que generalmente se pagaban en especie. Eran apoyados por las expediciones del ejército asirio, cuyo núcleo estaba constituido por una fuerza regular altamente capacitada y pertrechada, integrada por carros, expertos en asedios, arqueros, lanceros, y honderos. Los territorios conquistados pasaban a ser vasallos del dios Asur bajo juramento, y se los obligaba a rendir lealtad política y religiosa a Asiria. Los que ofendían eran castigados con represalias e invasiones, que daban por resultado el pillaje y la destrucción de las ciudades, la muerte de los líderes rebeldes, y la esclavitud y el exilio de los ciudadanos capacitados. Los que quedaban eran sometidos a vigilancia por agentes proasirios. Esto contribuye a explicar tanto la actitud de los profetas hebreos para con Asiria como el temor de “una olla que hierve; (cuya) paz está hacia el norte” (cf. Jer. 1.13) por parte de los pequeños estados de Israel y Judá.

V. Arte

De las excavaciones se conservan muchos ejemplos de arte asirio, pinturas murales, bajos relieves esculpidos, estatuas, ornamentos, paneles esmaltados y pintados, sellos cilíndricos, tallados en marfil, como también objetos de bronce y otros metales. Algunos de los relieves son de particular interés por el hecho de que la estela y el obelisco de Salamanasar III en Nimrud mencionan a Israel, y porque quizá esté representado Jehú. Senaquerib, en las esculturas de su palacio en Nínive, pinta el sitio de Laquis y el empleo de cautivos judaítas para trabajar en los proyectos edilicios, mientras de las puertas de bronce de Balawat muestran a ejército asirio en lucha contra Siria y Fenicia. Otros relieves de Asurnasirpal II en Nimrud y de Asurbanipal en la “Caza del león” en Nínive constituyen fuentes pictóricas para conocer la vestimenta, las costumbres, las operaciones militares y civiles de los asirios entre los ss. IX y VII a.C.

VI. Excavaciones

Los primeros exploradores buscaban la Nínive bíblica (Kuyunjik y Nebi Yunus) frente a Mosul, que fue inspeccionado por C. J. Rich en 1820 y excavado en 1842–3 por Botta, en 1846–7, 1849–51 y 1853–4 por Layard y Rassam, por el Museo Británico en 1903–5, 1927–32, y posteriormente por arqueólogos iraquíes. Otras ciudades principales excavadas incluyen Asur (Qalaat Shergat) por expediciones alemanas (1903–14); Cala (Nimrud) por los británicos—Layard (1842–52), Loftus (1854–5), Mallowan y Oates (1949–63)—y por iraquíes y polacos (1969–76); y Dur-Sarrukín (Khorsabad) por los franceses (1843–5) y los norteamericanos (1929–35). Sitios prehistóricos alejados incluyen Jarmo, Hassuna, Thalathat, Umm Dabaghiyah, Arpachiyah y Tepe Gavra. Las principales ocupaciones asirias de la época media que se han desenterrado, además de Asur, son Tell Rimah y Billa (Shibaniba). Sitios asirios posteriores de nota incluyen Balawat (Imgur-Bel).

Para sitios explorados en 1842–1939, véase S. A. Pallis, The Antiquity of Iraq. 1956; para 1932–56 véase M. E, L. Mallowan, Twenty-Five Years of Mesopotamian Discovery, 1956; y subsiguientemente, informes en las revistas Iraq, Sumer (pass.).

Bibliografía. G. Contenau, Vida cotidiana en Babilonia y Asiria, 1958; J. Vardamann, La arqueología y la Palabra viva, 1968.

Historia: CAH 1, 1971, pp. 729–770; 2, 1975, pp. 21–48, 274–306, 443–481; 3, 1978. Inscripciones: A. K. Grayson, Assyrian Royal Inscriptions, 1975–6; W. H. Hallo y W. K. Simpson, The Ancient Near East; A History, 1971, cap(s). 5; A. L. Oppenheim, Letters from Mesopotamia, 1967; Ancient Mesopotamia, 1964. Relación con el AT: ANET, DOTT. General: Reallexikon der Assyriologie, 1932–78. Arte: R. D. Barnett, The Assyrian Palace Reliefs, 1976; The Sculptures of Ashurbanipal, 1976; M. E. L. Mallowan, Nimrud and its Remains, 1966. Otros: G. van Driel, The Cult of Asûsûur, 1976; J. N. Postgate, Taxation and Conscription in the Assyrian Empire, 1974.